La influyente voz de Nemonte por la vida en la Amazonía

Nemonte Nenquimo es líder de la comunidad waorani, en la Amazonía de Ecuador. Fotos: Alianza Ceibo y Amazone Frontlines

ECUADOR. Su espíritu indomable lo heredó de sus padres y abuelos desde muy niña, cuando junto con ellos recorría la selva en el Parque Nacional Yasuní y zurcaba en canoa los caudalosos ríos por largas horas. Con esa firmeza, su mayor lucha es para frenar que el extractivismo petrolero carcoma sus territorios, asentados en el corazón de la Amazonía

Y su voz se ha hecho escuchar en las calles y más espacios del país y otros confines. Nemonte Nenquimo lideró la demanda para proteger el hogar de los indígenas waorani y frenar el ingreso de las petroleras en lo que el Gobierno lo ha denominado Bloque 22, en la provincia de Pastaza. 

Esa es la razón para que la prestigiosa Revista Time la incluyera entre las 100 personas más influyentes del 2020. Su presentación estuvo a cargo nada más y nada menos que de Leonardo DiCaprio. El famoso actor y ambientalista considera que, el año pasado, Nemonte “fue un extraño punto brillante”, en medio de una Amazonía devorada por los incendios forestales y confiesa que alguna vez ella le aseguró que no se rendiría en su defensa de la selva frente a las petroleras. “Ella ha cumplido su palabra y continúa siendo una voz y defensora de su comunidad… Tengo suerte de haberla conocido y aún más suerte de haber aprendido de ella”.

Con su voz en alto, Nemonte Nenquimo lideró las protestas en las calles de Puyo y Quito en contra de las intenciones petroleras de invadir sus territorios. Y el mayor resultado: el 11 de junio del 2019, la Corte Provincial de Justicia de Pastaza ratificó la sentencia que prohibe el ingreso de cualquier empresa petrolera en 180.000 hectáreas de Territorio Waorani. 

Por eso esta designación de Time 100 es un triunfo de todos. Es así como la comunidad Waorani lo asumió con júbilo. “Este reconocimiento lo celebramos colectivamente porque el mundo ha puesto sus ojos en todos nosotros hombres, mujeres, niños, niñas y, especialmente, en nuestro pikenani, que con sabiduría han ido marcando este camino de lucha y compromiso con el cuidado de la selva, que es nuestro hogar”.

El pasado 12 de octubre, la líder del pueblo waorani lanzó un duro llamado de atención a los mandatarios de los nueves países amazónicos y líderes mundiales. En una carta desde la Amazonía les responsabilizó por el saqueo de la selva que pertenece a su gente.

A los señores presidentes de los nueve países de la Amazonía y a todos los líderes mundiales que comparten la responsabilidad del saqueo de nuestra selva:

Me llamo Nemonte Nenquimo. Soy una mujer waorani, una madre y una líder de mi pueblo y la Amazonía es mi casa. Les escribo esta carta porque los incendios siguen quemando nuestra selva. Porque las compañías están derramando petróleo en nuestros ríos. Porque los mineros están robando oro (como lo han estado haciendo durante los últimos 500 años) dejando atrás piscinas abiertas y toxinas. Porque los invasores y extractivistas de tierras están talando los bosques vírgenes para que su ganado pueda pastar, sus plantaciones puedan crecer y el hombre blanco pueda comer. Porque nuestros ancianos están muriendo de coronavirus y, mientras, ustedes planean sus próximos movimientos para explotar nuestras tierras y estimular una economía que nunca nos ha beneficiado. Porque, como pueblos indígenas, estamos luchando por proteger lo que amamos: nuestra forma de vida, nuestros ríos, los animales, nuestros bosques, la vida en la Tierra. Y es hora que nos escuchen.

Un extracto del fuerte llamado de atención de Nemonte Nenquimo
Desde muy niña, experimentó esa conexión especial con la selva
y por eso hoy la defiende.

LÍDER EN CADA PASO POR LA SELVA

A sus 15 años, la arrancaron de su selva para llevarla a Quito a “evangelizarla”. Allí aprendió a con rapidez a hablar, leer y escibir en español, mientras “conocía la historia de Dios”. Más nunca olvidó las creencias de su gente y esas convicciones de la milenaria mujer wao. 

Así resistió durante tres años, pero no sucumbió ante la comida y el ambiente de la capital ecuatoriana. Prefirió retornar a su selva, en Pastaza, para intentar ser maestra en la escuela de Tiwino, una comunidad  waorani. Pero igual renunció ante un ambiente adverso por la presencia invasiva de colonos, petroleras, alcohol, vías y más. “Todo eso afectó la aromía y veía cada vez más conflictos internos en las familias”.

Su convicción y espíritu le llevaron a que enseguida se convirtiera en líder de la Asociación de Mujeres Waorani de la Amazonía Ecuatoriana (AMWAE) Junto a más de 400 compañeras, impulsó iniciativas en la elaboración de artesanías y siembra de cacao. A la par, enfrentaban a la caza furtiva incontrolada de la fauna silvestre en sus territorios. 

Hasta que en el 2013 se fue a radicarse en Lago Agrio, en la provincia de Sucumbíos, donde formó la Alianza Ceibo, de la que hoy su máxima dirigente. Lo hizo para fortalecer la luchar contra las petroleras, cuya invasión incluso había obligado a sus abuelos y padres a ser desplazados hacia Pastaza, bajo el pretexto de evangelización, que causó la muerte de miles de waorani. 

Por eso, Nemonte nació (8 de mayo de 1985) en Toñampari, Pastaza. Cuando a sus 6 años, estaba por entrar a la escuela hispana del lugar, su padre prefirió llevar a su familia selva más adentro, a Nemompari, para mantener la esencia. Allí es cuando descubrió esa conexión con la naturaleza, cuando junto con su padre cultivaban la chacra con yuca, plátano y más. Con su abuela, aprendió a pescar y a descubrir las plantas de las que puede extraer los tintos naturales para las artesanías.

Es la tercera de 12 hermanos, hijos de Tiri Nawane Nenquimo Niwa y Manuela Isabel Panchi Padilla, una mujer zápara-kichwa, pero hoy se considera una verdadera waorani.

En Sucumbíos, junto a su gente que llevó de Pastaza para una suerte de intercambio, impulsó proyectos como el sistema de recolección de agua lluvia para evitar que en las comundidades se consuma agua de los ríos contaminados.

Dos años después volvió a su comunidad para liderar la defensa de sus territorios. A su llegada, incentivó a elaborar un mapa en el que se delimitaron las 180.000 hectáreas, que no pueden ser tocadas por ninguna petrolera. Esa una evidencia clave para la demanda contra el Estado ecuatoriano, en busca de evitar la destrucción como ocurrió en otras comunidades amazónicas.

Así es como sigue incansable Nemonte Nenquimo, una de las 100 voces más influyentes en el mundo, empujada por ese espirítu guerrero que caracterizó a los waorani por miles de años. Pero ahora con una estrategia nueva y una cosmovisión propia: “No matar, sino con conocimientos, valores y una gobernanza propia”. 

Nenquimo motivó a trazar un mapa de su territorio waorani para
protegerlo de las petroleras.

*****


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s